Espacio expositivo dedicado a mostrar propuestas artísticas innovadoras que exploran la memoria democrática.

27 abril - 25 julio, 2021

Desde el subtierro

Una performance en 16mm de Adriana Vila Guevara  

En un tiempo aparentemente inmóvil, en un lugar aparentemente vacío, una carta escrita con grietas, coral y vibrante revela entre luz y sombra el murmullo de una memoria colectiva aún silenciada. 

“Desde el subtierro” es una pieza de cine expandido en 16mm, dedicada a la memoria aún oculta pero palpitante de ese pasado de guerra civil y dictadura que subyace bajo tierra, enfocada en los lugares que todavía retienen el trauma de esa memoria y la ausencia de sus víctimas aún desaparecidas. Una pieza pensada y compuesta a partir de un acercamiento al tema de forma respetuosa y sensible, de la mano de Jorge Moreno Andrés, antropólogo y actual director del proyecto Mapas de Memoria (www.mapasdememoria.com). Con su apoyo y guía pude concebir el camino conceptual que fundamenta la pieza, accediendo a toda una serie de materiales históricos, sonoros, y en especial, los lugares de fusilamiento y fosas comunes que trazaron la cartografía para el rodaje. Este espacio acoge algunos instantes de lo que fue el proceso creativo.

 

Una vez filmada, revelé y copié la película, combinando una serie de técnicas de revelado artesanal de negativo B&N, solarización y copias por contacto, además de filmar foto a foto imágenes de archivo de desaparecidos, obteniendo la combinación de imágenes positivas y negativas que utilizo en la proyección.

Finalmente, parte de ese celuloide copiado lo enterré en la tierra de distintas fosas (entre Castilla la Mancha y Cataluña) por distintos períodos de tiempo, dejando que la tierra incidiera de forma aleatoria directamente sobre la emulsión, haciendo patente el paso del tiempo y su intervención, evidenciando una suerte de función activa de esa tierra/memoria. En la profundidad de la tierra, lo oculto para el exterior se devora esa imagen de lo visible, la imagen de la superficie que habitamos, ignorantes de lo que subyace a nuestros pies. La tierra abre vacíos en la emulsión, interviniéndola, dibujando nuevos espacios en la imagen capturada, imprimiendo sus huellas, sus marcas, sus rastros, abriéndose paso, para ser atravesada por la luz del presente

La pieza final, que proyecto e intervengo en vivo con dos proyectores de 16mm y cristales, busca crear una experiencia cinematográfica en la que la conexión con esta dimensión pueda darse desde lo sensorial, donde esa memoria no se explica con la razón, sino que de alguna manera franquea el cuerpo.

Mi intención conceptual se apoya en la idea de que esa memoria está viva. Aunque aún esté enterrada, no es una memoria muerta. Y a través de la película la traigo a la superficie, le doy luz.  La luz que manipulo durante la proyección, acariciando esas huellas, esos espacios que ha dejado la tierra sobre la emulsión y que se revelan ante la audiencia, expandiéndose fuera de la pantalla.